Arranca ShineOnCollective.net, la iniciativa solidaria promovida por cuatro diseñadores de joyas en favor de Unicef

Entrevistamos a Vicente Gracia trabajando en su estudio. Daniel Duart/Plaza.

El diseñador español Vicente Gracia, las norteamericanas Hannah Carnegie y Gogo Ferguson y la británica Hannah Martin, todos ellos prestigiosos diseñadores de joyería reconocidos internacionalmente, han dado un paso al frente en tiempos Covid-19. Han creado la plataforma shineoncollective.net para donar un 20 % de sus ventas on line a Unicef. Para el valenciano Vicente Gracia este proyecto simboliza la unión de cuadro diseñadores con estilos muy distintos pero con un mismo sentido de responsabilidad. «Un proyecto que nos inspira en nuestras creaciones diarias», afirma.

Conocer el trabajo de Vicente Gracia permite descubrir un universo secreto y mágico que profundiza en las raíces de la cultura española y mediterránea. Sus creaciones exclusivas diseñadas desde la ciudad de València (España) recogen la esencia del Mediterráneo y conectan con el alma femenina. Su última creación, “Mare Nostrum”, refleja la quintaesencia de su trabajo. El conjunto da forma a dos Medusas que llevan por cuerpo dos ópalos Boulder del color azul de las aguas de Formentera; y por cabezas, el León Africano y el Vellocino de Oro… las dos orillas del Mediterráneo. Como tentáculos las serpientes que simbolizan el infinito y albergan la pasión, representada por dos ópalos de fuego.

Hannah Carnegie nos sorprende con su primera colección de edición limitada, «La arquitectura de los insectos», inspirada en la diversidad de formas y colores presentes en los coleópteros (escarabajos), que cuentan el mayor número de especies del reino animal. Cada una de sus piezas está numerada y hecha a mano, y utiliza diamantes y piedras preciosas. Su trabajo nos permite disfrutar de la belleza de la arquitectura de los insectos, inspiración que le viene de su infancia vivida en la isla de Cumberland (USA), un parque nacional al norte de Florida. 

Gogo Ferguson aporta al grupo la experiencia de una trayectoria de más de tres décadas que arranca también en Cumberland. Sus diseños están fuertemente inspirados en la flora y fauna de la isla, en sus tortugas, cocodrilos, pájaros y las conchas que llegan a la orilla. La diseñadora nos La diseñadora nos presenta la colección «Sea Oats» en plata dorada y esterlina, así como su nueva pieza inspirada en las algas marinas que conforma un collar de alpaca oxidada (una combinación de cobre, níquel y zinc). La británica Hannah Martin acaba de lanzar su última colección, «A new act of rebellion», en una clara demostración de fuerza e insurrección, dos de las principales características de su trabajo. Una colección inspirada en los códigos del diseño punk que llega «en un momento en que el mundo entero necesitaría una catarsis», explica Martin.

Para Vicente Gracia «una joya, además de ser belleza y proporcionar felicidad, representa el amor, la paz, la amistad, y puede evocarnos a personas queridas, y con este nuevo proyecto adquirir una joya se convierte también en un gesto de solidaridad con los colectivos más desfavorecidos’. Por su parte Hannah Carnegie destaca: «queremos devolver a la comunidad lo que esta nos brinda, sobre todo a los niños y a las niñas que más sufren, y por eso impulsamos este proyecto solidario». 

En este sentido, los cuatro diseñadores quieren resaltar la labor y los proyectos que Unicef impulsa en todo el mundo, como es el caso de Unicef Perú y sus trabajos con las comunidades indígenas de Ucayali, el equipamiento a hospitales a cargo de Unicef Venezuela y el reparto de kits de bioseguridad en las comunidades indígenas de Unicef Bolivia. «Creemos que es el momento de unirnos. Para salir de esta difícil situación que atraviesa la humanidad debemos apoyarnos los unos a los otros. El mundo se enfrenta a un enemigo común y sólo podemos luchar y ganar si compartimos una visión y objetivo comunes», explica Hannah Carnegie, en nombre del colectivo.

No Comments Yet

Leave a Reply