Carmen Baselga y su último proyecto, “Una casa con mar”

Buscaban a quien les hiciera la casa de sus sueños y encontraron a Carmen Baselga. El flechazo fue mutuo e instantáneo entre los propietarios del inmueble y la interiorista, quien ha sabido dar forma a esta vivienda familiar.

La vivienda está situada en el ático de un edificio del paseo marítimo, y goza de una vista privilegiada sobre el mar de la ciudad, apenas a quince minutos del centro de Valencia. La propietaria de la casa, Marisa, que junto a su marido comenzó este proyecto de vivienda a la vez que arrancaba su firma de moda infantil Nicodos Kids, lo ve concluido ahora, justo cuando ella cumple 40 y coincidiendo con su boda.

El mar está presente en toda la vivienda y es lo primero que impacta al visitante al entrar en la casa, donde la terraza de casi 100 metros, perfectamente acondicionada, tiene todo lo que cualquiera puede necesitar para estar muy bien. Los elementos arquitectónicos de la terraza, al igual que el resto de la vivienda, han sido diseñados por el estudio de Baselga. “Los dueños querían zona de aguas, que nosotros en el estudio interpretamos como algo más paisajístico para que se integrara en el horizonte y permitiera el disfrute tanto de los adultos como de los niños, reinterpretando también la idea de una cama balinesa, deseo expreso de Marisa y su marido”, explica Carmen Baselga. Por la noche la piscina es una linterna, dibuja una preciosa línea de luz. Decisiones prácticas y bonitas.

La zona del salón, que tiene una maravillosa chimenea, comunica con la terraza a través de unas puertas que se abren del todo, de forma que permite el lujo de disfrutar también del exterior en un día de invierno. Baselga ha apostado en toda la casa por un diseño puro y limpio para conseguir una vivienda mediterránea y luminosa. El color tierra aporta detalles de contraste junto al blanco y la madera imperante.

Es una casa con espacios que se fusionan, por ejemplo, uno de los baños está abierto al salón como una estancia más, buscando que el reflejo de los espejos de esta zona lleve el mar hasta los lugares donde no es posible verlo directamente. “Esto es una idea atípica, era algo muy novedoso y no fue una decisión fácil cuando nos lo propuso Carmen en el proyecto, pero ahora estamos encantados, el espacio se multiplica y el mar está en todas partes, es mágico. El proceso de aprendizaje de ambos ha sido tremendo. Hemos abierto mucho la mente con el proyecto de esta casa y nuestra complicidad ha sido fundamental para dar forma a esta vivienda”, explica la propietaria. “Lo que al principio nos parecía una locura luego nos ha gustado. Hemos ido aprendido a dejarnos llevar y hemos trasladado a Carmen la idea que teníamos en nuestra cabeza, que ella ha interpretado”, cuenta Marisa.

Hubo dos propuestas de distribución pero la triunfadora fue precisamente la más radical, que también era con la que más partido le podíamos sacar al espacio”, explica Baselga. La idea para que los niños estén comunicados desde la otra punta de la casa fue diseñar una línea de luz que se enciende automáticamente con la presencia del niño y guía a este en la noche hasta la habitación de sus padres”.

La casa es pura arquitectura interior, su decoración es esencialista puesto que es la que emana del propio proyecto arquitectónico, no es algo superpuesto a posteriori”. Para Car- men Baselga trabajar en esta casa, “ha sido un proceso muy dialogado, con mucho feed- back, interpretando sus deseos y proyectándolos. Los clientes han materializado sus sensaciones en cosas reales y palpables”.

Carmen Baselga – Dénia, 41
Tel 963 810 603

No Comments Yet

Leave a Reply