La boda de Blanca Crespi Fitera

Texto: Isabel Simó
Fotografía: Senchermés

“Decoramos la iglesia como si fuera la procesión del Corpus de Valencia: terciopelo y sedas rojas, murta en el suelo y damasco dorado.”

AMOR A PRIMERA VISTA

Vestido Blanca Fitera
Las joyas que luce Blanca son obra de su tía, Blanca Fitera
“Nada más verla, supe que me casaría con ella”. Jorge Blanquer lo tuvo muy claro. Fue en la boda de unos amigos comunes donde Jorge y Blanca coincidieron por vez primera, desde aquel momento, siete años atrás, esta joven pareja se convirtió en inseparable. Este primer encuentro tuvo lugar en la Vallesa de Mandor, por lo que Blanca y Jorge decidieron que el día que se casaran, lo harían en este maravilloso lugar, y así fue.

UNA PEDIDA CON SORPRESA

La pedida fue uno de los momentos más emotivos y emocionantes de la historia de esta pareja. Blanca iba caminando por la calle y de pronto vio aparecer un perrito cachorro de raza teckel cerca de ella. Blanca se acercó, y vio como el perrito llevaba un collar del que colgaba una cajita, la cual, en su interior, portaba un anillo de diamantes. Ambos, el cachorrito y el anillo, fueron los regalos de pedida de Jorge a Blanca.

MOMPÓ, MAESTRO DISEÑADOR

Blanca Crespi Fitera y MompóEl vestido de Blanca fue creado por el maestro diseñador Andrés Mompó. Blanca buscaba un vestido de líneas muy claras, sencillas y puras. Laura, madre de Blanca, también fue vestida por Mompó, y lució un vestido de seda natural de color verde. La pedida fue uno de los momentos más emotivos y emocionantes de la historia de esta pareja. Blanca iba caminando por la calle y de pronto vio aparecer un perrito cachorro de raza teckel cerca de ella. Blanca se acercó, y vio como el perrito llevaba un collar del que colgaba una cajita, la cual, en su interior, portaba un anillo de diamantes. Ambos, el cachorrito y el anillo, fueron los regalos de pedida de Jorge a Blanca.

UN RAMO LLENO DE SIGNIFICADO

El ramo lo hizo Yolanda, otra de las tías de la novia, a base de espigas doradas, que significan fidelidad y fertilidad, y violetas, flor preferida de la abuela de Blanca. El ramo se creó largo para evitar la postura típica del bouquet, consiguiendo así un estilo mucho más personal y diferenciado.

“Buscábamos que todo estuviera muy organizado, pero para saltarnos el protocolo!” -risas-.

LAURA FITERA

Laura Fitera, Blanca Crespi FiteraLaura Fitera, madre de la novia, fue la persona que organizó íntegramente la celebración de la boda de su hija Blanca. Con el gusto y la elegancia que la caracterizan, Laura consiguió sorprender a cada uno de los invitados con mil y un detalles. La decoración de la Iglesia, por ejemplo, fue ideada y creada expresamente por ella.

JOYAS DE BLANCA FITERA

La madrina lució un vestido precioso en color rojo al que le acompañó una mantilla, la cual quedó fijada con una de las maravillosas joyas que realiza Blanca Fitera, tía de la novia.

A TODO MOTOR

Cómo una de las anécdotas de la boda, Jorge decidió llegar a la Iglesia en moto, ya que es un apasionado motorista desde hace muchos años. A la salida, una caravana de moteros esperaba al novio creando una “sinfonía” con el rugido de los motores.

Blanca Crespi y Jorge Blanquer, llegando en sus respectivos vehículos

CORONA DE JOYAS FAMILIARES

La espectacular corona que llevó la novia fue construida por Blanca Fitera a base de joyas antiguas y reliquias del santo familiar. “En la familia tenemos un santo, que es San Martín de Hoyos y con las reliquias de San Martín de Hoyos construimos la corona de Blanca”.

No Comments Yet

Comments are closed